fbpx

Corría el año 1960 cuando un grupo de aficionados al fútbol y socios del Centro Gallego de Barcelona, la mayoría lucenses, decidieron que para dar vida a esta sociedad sería bueno fundar un equipo de fútbol. Nacía así la Unión Deportiva Galaica, conjunto que compitió durante 18 años en ligas de aficionados de la Ciudad Condal hasta su desaparición en 1978.

El motivo de que no continuara la actividad fue que la mayoría de directivos regresaron a sus lugares de origen y los pocos que quedaban no bastaban para mantener el equipo.
Los directivos actuales del Centro Gallego decidieron refundar el equipo hace unos meses y lo lograron, recuperando así una sección que fue santo y seña de la sociedad durante casi dos décadas.

Junta directiva

El primer presidente del club fue Avelino López, natural de O Saviñao y que sigue residiendo en Barcelona. Su hermano Isidoro también estaba en la junta, al igual que Emilio Domínguez, de Becerreá, y José Abelairas, hermano del mítico árbitro lucense Luis Alonso Abelairas.

El uniforme elegido para la ocasión no podía ser otro que una camisa blanca con la banda azul imitando la bandera gallega, pantalón azul y medias azules con una banda blanca. La plantilla no solo contaba con futbolistas gallegos. En sus filas jugaron amigos de socios del Centro Gallego de distintos puntos de España entre los que estuvieron un tío del ex-internacional barcelonista Lobo Carrasco.

El primer campo en el que actuaron como locales fue el de la SEAT en la zona franca debido a que trabajaba allí el presidente. Después jugaron en el de otra empresa, la Hispano Olivetti y finalmente en las instalaciones de la Federación Catalana de Fútbol en San Julián de Besós.

El equipo llegó a competir contra los conjuntos aficionados del F.C. Barcelona y el Español, pero lo que más recuerdan sus integrantes fue una gira que realizaron en 1965 por Holanda.

Los que asistieron a esta gira recuerdan que los clubes holandeses les superaban sobre todo en velocidad. «Era la época en la que este fútbol, abanderado por grandes genios como Cruyff, iniciaba su esplendor y solo logramos empatar un partido contra un equipo muy malo», recuerda entre sonrisas el directivo, Emilio Domínguez.

La anécdota de este viaje fue que al regreso trajeron con ellos a un holandés que tuvo que bautizarse para entrar en España como marcaban las normas de la época. «Estuvo con nosotros tres meses y acabó hablando castellano perfectamente», recuerda Emilio Domínguez.

La ilusión y fidelidad que profesaban por aquel equipo era tan grande que nadie faltaba nunca a los partidos, que en algún caso llegaron a celebrarse un domingo a las ocho de la mañana, una hora bastante inusual para la práctica de cualquier deporte. Los desplazamientos los hacían en los coches particulares de los directivos.

El centro gallego recupera el equipo de fútbol creado en la década de 1960 y desaparecido en 1978.

 

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/noticia/lugo/becerrea/2016/04/02/galaica-volvera-golear-barcelona/0003_201604L2C8991.htm

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies